Patrocinadores

St. Anthony’s Alliance es una organización sin fines de lucro fundada en 1992 por el Dr. James Tryon y su esposa, la Dra. Teresa Balcomb. La organización tiene su sede en Nuevo México, en sus inicios fue llamada “St. Anthony’s Pharmacy” (o Farmacia de San Antonio) y fue creada para proveer apoyo farmacéutico en la región Mostar de Bosnia durante la Guerra que tuvo lugar entre 1992 y 1996.

Desde entonces, St. Anthony’s ha provisto asistencia financiera y técnica por un monto de más de USD$ 500,000, asistiendo proyectos en Haití, Nicaragua, Ecuador, Nigeria y México. En 2006 St. Anthony’s Pharmacy cambió su nombre oficialmente a St. Anthony’s Alliance, Inc. reflejando así su nueva misión de principios y su foco ampliado, incluyendo desarrollo económico y educación, aparte de la provisión de insumos médicos y atención médica.

Desde 2006, St. Anthony’s ha apoyado activamente el desarrollo de proyectos en La Colorada, México. Se ha asociado con la comunidad local de la Colorada, en el estado mexicano de Guanajuato, para desarrollar Azul Lavanda/El Proyecto Lavanda.

El objetivo original del proyecto era encontrar un cultivo alternativo para los campesinos, y diversificar el tradicional cultivo de alfalfa y maíz. La comunidad identificó la necesidad de encontrar un proyecto que respetara la historia y tradición agrícola de la zona y proveyera una nueva fuente de empleos para los habitantes de La Colorada. Para St. Anthony’s Alliance la meta fundamental es reducir la migración de hombres, y proveer oportunidades para toda la comunidad a través del desarrollo comunitario y económico.

St. Anthony’s Alliance visitó La Colorada e invirtió un tiempo investigando oportunidades para desarrollar y

Alianza Jim Tryon fundador de St. Anthony’s Alliance

generar oportunidades para esta pequeña comunidad. En la primavera de 2006 St. Anthony’s Alliance firmó un acuerdo de colaboración de 5 años con un grupo de 8 campesinos cuya bomba de riego se había roto años atrás. St. Anthony’s financió la compra de una nueva bomba a cambio de que los campesinos plantaran una hectárea de lavanda. La lavanda fue plantada y esta robusta planta ha florecido bajo duras condiciones climáticas.

St. Anthony’s Alliance cree que el empoderamiento económico de las mujeres tiene un efecto transformador sobre las familias y las comunidades. El añadir valor agregado al cultivo de lavanda fue también un modo de crear oportunidades laborales y generar un ingreso adicional. Con entrenamiento y un pequeño fondo brindado por St. Anthony’s Alliance, una de las mujeres aprendió a realizar jabón artesanal con lavanda fresca y otros ingredientes orgánicos y locales.

En solo cuatro años, el rancho ha crecido exponencialmente y ahora comprende 3 hectáreas de plantas de lavanda, capacidad productiva para jabón y productos de costura y posee una base de apoyo para iniciativas comunitarias. St. Anthony’s Alliance está orgulloso de ser un socio del Proyecto Lavanda y su futuro.

Para saber más acerca de St. Anthony’s Alliance y nuestros proyectos, visite nuestro sitio de internet:  www.stanthonysalliance.com.